Rojo, Blanco y Azul

Le voy a las chivas—regalame unas!

Siempre me ha gustado el futbol, pero no fue hasta mi adolescencia en que empece a seguir a un equipo. Ese equipo son Las Chivas Rayadas del Guadalajara. Para los que se preguntan porque a las Chivas? Pues mi abuela nació en Jalisco y tenia unos amigos muy buenos que era fans de Chivas. Y así decidí ser rojiblanco. Sin embargo, en el inicio de mi carrera nunca hable de futbol hasta que llegue a La Ley. No estoy segura porque fue así. Y quizás algunos de ustedes recordaran escucharme haber hablado de, “mi novio Omar Bravo,” o de que vi un clásico tapatío en el Estadio Jalisco, o alguna otra anécdota. Y atreves de los anos hemos creado “amistad” por teléfono con ciertas personas. Y lo comento porque muchas veces nunca llegamos a conocerles. Pues, un día un chico que llamaba seguido que trabajaba en el campo me dijo que me tenia un regalo. Un regalo? No era mi cumpleaños. Me dijo que sabia cómo era fan de las Chivas y yo pensé que seria alguna playera o algo similar. Sonreí y dije gracias! Me dijo, “le dije a mi patrón que esas no las vendiera. Que yo sé las compraba para ti.” Perdón, que cosa le quieres comprar a tu patrón? El orgullosamente me dijo, “ pues unas chivitas que acaban de nacer. Te las voy a regalar.” Cómo crees? Literalmente unas chivas! Del fondo de mi corazón le agradecí pero le comente que no podría tenerlas en mi casa. Donde las pondría? Por varios meses me insistió en que fuera por ellas. Y tristemente después deje de saber de él. Años después me volvió a llamar, y me dijo que tuvo que mudarse a Georgia. Dijo que las chivas se quedaron con su jefe. 

Mateo 2:11 “Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre, Maria, y postrados, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes de oro, incienso y mirra.”  A mí regalaron chivas. 

Fue como una película de acción…

Mi esposo, amigos, y familia son testigos de que las únicas películas que me gustan son las de niños y las comedias románticas. Nunca pensé estar en lo que parecía ser una película de acción. Sony MUSIC me invito a una conferencia de prensa en la Ciudad de México y estábamos en un reconocido hotel y eran las 10 de la mañana cuando discretamente me levante de una silla en una sala de conferencias y camine a un pasillo. Ahi, me reuní con otras personas de diferentes radios e inicio nuestra película. Unos hombres vestidos de negro con radios nos guiaron hacia un pasillo, de ahi pasamos por unas puertas dobles, y nos esperaban uno guardias de seguridad. De ahi nos llevaron por la cocina y mas travesías que no recuerdo, pero por fin llegamos a un elevador! Al salir de ese elevador nos esperaba, La Leyenda Viviente, Vicente Fernandez. Qué gusto poder ser parte de este selecto grupo de personas y poder hacer lo que muchos desean. Y aun más privilegiada en ser una de las personas que podría tomarse una foto con Don Chente. Pero nadie me dijo que estaríamos en una película! Como no todos los periodistas, personal de radio o gente de televisión tendría acceso a Don Chente se tuvo que armar un espectáculo digno de película de acción para que no se supiera dónde se encontraba Chente. Al entrar al salon, en cuestión de tres minutos se presento Don Chente, y dijo, “y ahora que chinguetes vamos a hacer aqui?” El personal de Sony Music y su asistente le responden que se estará tomando fotos con los invitados. Y  su respuesta fue, “pues iniciemos que para eso me trajeron.”

Era 1998.

Los sueños se cumplen!

1998 y yo vivía en Austin, TX y estaba en la universidad estudiando Radio-TV-Cine. Fue una tarde donde un amigo, dj de un club, me llamo y me dijo, “Quiero que vengas conmigo a la radio.” Yo respondí, “Claro!” Así inicio mi aventura en la primera radio comercial en la que trabaje.

En la universidad teníamos radio y hacíamos practicas, pero nunca es como estar en una radio comercial. Llegue con Jorge (amigo DJ) un viernes a la radio, La Nueva 92.1 FM, y nos dieron informacion básica para poder hacer el programa. Mi responsabilidad en este programa era dar notas de la farándula. Entonces con mis notas en mano empezamos nuestro primer programa. Entre nervios, confusión en los controles y miedo logre terminar el programa. Ahora, me esperaba el proximo viernes, Espinoza Paz me copio, ya que el programa era semanal.

Emoción incontrolable es lo que se siente cuando haz logrado un sueño que tenias desde niña. Y mucho mas cuando tus amigos te escucharon y alagan tu trabajo.

Así pasaron varios meses, nos presentábamos los viernes y hacíamos un programa de una hora. Pero, llego un día donde recibí una llamada y se me indico que debería presentarme en la oficina de la radio. Qué sucede en este momento? Todo.

La llamada a la oficina fue para ofrecerme un trabajo permanente en la radio. Wow! Me dieron el turno de la noche, de lunes a viernes de 7pm a 11pm. Y así inicie trabajando oficialmente en la radio.

Moraleja: No desesperes. Tus sueños se convertirán en realidad, solo entregalo a Dios. Quizás el deseo no sera exactamente como tu lo imaginabas, pero seguro no te defraudara.

 Salmos 37:4 Deléitate asimismo en Jehová,Y él te concederá las peticiones de tu corazón.